Los impulsos de marketing

Cada vez tengo más claro que el Marketing tiene un componente muy importante de psicología. Saber cómo las personas toman decisiones, saber cuales son los instintos naturales que nos impulsan a desear algo o conocer los elementos que realmente tenemos en cuenta para atribuir valor a un producto o servicio puede hacer que tu negocio tenga éxito o fracase.

En este post en concreto quiero resaltar cuales son los 5 grandes impulsos naturales que nos influencian a la hora de tomar decisiones o llevar a cabo acciones, incluyendo la compra de un producto o servicio:

El impulso de “Adquirir”

No cabe duda que tenemos un impulso natural por adquirir cosas, ya sean objetos físicos como un coche, una casa, un teléfono móvil, o cosas inmateriales como status, poder e influencia.

Cientos de miles de negocios viven de este impulso de adquirir cosas que queremos tener pero que en la mayoría de los casos no necesitamos. Además, cualquier negocio cuya premisa sea hacernos más ricos, poderosos o influyentes (o por lo menos aparentarlo) conecta perfectamente con este impulso.

El impulso de “Agradar”

Todas las personas tenemos un impulso natural por el que queremos agradar a los demás, sentirnos valorados, establecer relaciones (ya sean de amistad o de amor), etc. Los negocios que nos ayudan a establecer estas relaciones y fortalecerlas, como bares, restaurantes, discotecas, eventos, servicios para encontrar pareja, etc, conectan con este impulso.

Del mismo modo lo hacen todas las empresas o negocios que nos ayudan a ser más atractivos o gustar más a la gente como pueden ser los servicios de estética, moda, complementos, etc.

El impulso de “Aprender”

El ser humano es curioso por naturaleza y siempre quiere aprender cosas nuevas. Muchísimos negocios están basados en este impulso como la formación, los medios de comunicación, el mundo editorial, etc. Cualquier empresa que prometa hacernos más “cultos” o tener más conocimiento conectan directamente con este impulso.

El impulso de “Defendernos”

Todos tenemos in instinto que nos hace defendernos a nosotros mismos, nuestras propiedades y a las personas que queremos. Negocios que nos ayudan a sentirnos más seguros conectan con este impulso natural. Algunos ejemplos son las empresas que venden Alarmas y Sistemas de Seguridad, Compañías de Seguros, clases de artes marciales, etc…

El impulso de “Sentir”

La necesidad de nuevos estímulos, experiencias, placer, entretenimiento es el último de los 5 impulsos básicos del ser humano. Muchos negocios se basan en este impulso. Algunos ejemplos son la industria del cine, los eventos deportivos, restaurantes, agencias de viajes, etc…

Conocer estos impulsos naturales del ser humano te puede ayudar a valorar una idea de negocio o a darte cuenta cual de estas necesidades básicas cubre tu producto o servicio de modo que puedas utilizarlo como un argumento de venta fundamental.