Alternativas para financiar tu negocio

Uno de los mayores problemas al crear una empresa, es la falta de dinero, para ponerla en marcha y hacerla funcionar durante los primeros meses. Lo recomendable al iniciar un nuevo negocio, es que utilices capital propio. Sin embargo, sabemos que muchas veces los recursos de los que dispones no son suficientes, por lo que se hace necesario que recurras a fuentes externas.

El financiamiento inicial, te permitirá mantener una economía estable, eficiente y realizar las actividades comerciales de la empresa sin presiones extras. Para eso, para presentarte a solicitar financiamiento, donde quiera que vayas, es fundamental que tengas el plan de negocios elaborado y bien detallado. Debe estar bien hecho, completo y con la mayor cantidad posible de datos que lo respalden.

Una vez que tengas una buena planificación, deberás elegir cuál de todas las fuentes de financiamiento se ajustan de mejor manera a las necesidades de tu proyecto. A continuación, te detallamos las 8 principales:

1. Capital propio

Es la forma más común de financiar un negocio, ya sea de nuestros ahorros o cualquier otra fuente personal como, tarjetas de créditos o activos personales. Es importante que tengas claro dónde estás destinando cada centavo, llevar una cuenta ordenada de los gastos de la empresa y separarlo de los personales.

2. Familiares o amigos

Si no cuentas con suficiente capital propio, una alternativa es que pidas dinero prestado a familiares o amigos. La ventaja de este tipo de financiamiento es que, por lo general, no estás obligado a pagar intereses, ni a tener que devolver el dinero tan pronto, lo que te permite trabajar tranquilamente en la etapa de creación y desarrollo de tu negocio.

3. Socios

Son personas con tus mismas motivaciones y aspiraciones que invierten capital y además colaboran con otros recursos complementarios para el negocio, como experiencia, conocimiento del mercado, contactos comerciales, etc.

4. Crowdfunding

El crowdfunding o “financiamiento compartido” es una cooperación colectiva, llevada a cabo por personas que conforman una red para conseguir dinero u otros recursos. Su principal ventaja es el bajo riesgo asociado, debido a que las personas utilizan el capital reunido y no contraen la obligación de devolverlo. En la plataforma www.lincipit.com las buenas ideas y grandes proyectos tienen un espacio para financiarse.

5. Inversores

Normalmente es una persona que provee el total o la mayoría del capital para una empresa. La mayoría de las veces, a cambio de participación accionaria. La desventaja de este tipo de financiamiento es que tienes que pagar siempre una parte de las utilidades del negocio, a alguien que invirtió inicialmente, pero que luego no ha colaborado en el crecimiento del mismo.

6. Capital de riesgo

Es una forma de financiar empresas que están naciendo y que no poseen un historial crediticio. Este dinero proviene de inversionistas que participan en fondos de capital de riesgo. Estos fondos, buscan empresas de rápido crecimiento y modelos de negocios innovadores. Cuando un Fondo de Riesgo invierte en una empresa, se transforma en dueña parcial o accionista de ésta. Generalmente exigen el 50%.

7. Fondos Públicos

En este el tipo de financiamiento, se solicita una subvención económica al estado para la empresa. Participando con un proyecto, en concursos organizados por organismos gubernamentales, universidades u otras entidades. Se premia a la mejor idea de negocio con el financiamiento total o parcial del proyecto.

8. Crédito Bancario y entidades financieras

Este tipo de financiamiento es más complicado de obtener, porque los bancos suelen otorgar créditos sólo a negocios en marcha y con determinada experiencia en el mercado. Sin mencionar que las tasas de interés fijadas son bastante altas. Sin embargo, acceder a un crédito bancario, para iniciar un nuevo negocio, no es imposible. Si cuentas con buena reputación crediticia, referencias comerciales, y una idea atractiva, con un sólido plan de negocios que la respalde, entonces inténtalo.

Como emprendedor tienes diferentes opciones para financiar tu negocio. Pero la más recomendable es contar con capital personal al comienzo. Sin embargo, en algun momento del ciclo de vida de tu empresa, vas a estar en la necesidad de acudir a financiamientos externos, la clave es elegir la que más te convenga, poniendo en una balanza sus pros y contras.